Solicita información

La crisis y el surf

La crisis y el surf

9 marzo, 2015

El comportamiento de una sociedad es algo extremadamente complejo, cada cosa influye en todo lo demás y muchas veces sin que sus mayores estudiosos, los sociólogos, sean capaces de preverlo. El impacto en el surf de la dura crisis económica que hemos vivido ha sido entre otras cosas curioso. Las ventas se desplomaron a la vez que el número de surfers en el agua se disparaba.

Muchas multinacionales del sector habían alcanzado la mayor dimensión de su historia, llevaban años mejorando beneficios, expandiendo campos de mercado, y sobre todo comprando marcas más pequeñas con las que diversificar, se encontraron de golpe con que sus ventas y sus previsiones se desplomaban, por tanto, llegaron los duros ajustes. Deshacerse de marcas por las que habían pagado mucho más dinero, quitarse producto y especializarse, reducir plantillas e infraestructuras, han sido algunas de las soluciones que aún a día de hoy no están garantizando la viabilidad de grandes marcas que siguen en serios apuros, algunas otras empieza a salir del túnel dicen sus últimos resultados.

El sector del turismo del surf al que pertenece nuestro surfcamp y escuela de surf en Asturias, y que abarca desde el profesor de surf hasta las mayoristas de viajes de surfing, también ha sufrido años duros, y aunque no vamos a entrar en polémicas de si se está saliendo de la crisis o no, de quien o quien no sale, lo cierto es que ya el año pasado se notó un punto de inflexión con respecto a los años más difíciles. Parece que al menos nuestro sector volverá a la normalidad, seguramente porque los años duros le pillaron en un boom de crecimiento y eso hizo que de lo malo no fuera seriamente afectado.

Por otro lado y paralelamente a la caída brutal de ventas en el sector, ocurrió que miles y miles de surfers que hacía años el trabajo les dejaba pocas opciones de surfing, al perderlo, volvieron a tener tiempo para surfear. Según avanzábamos hacia lo más duro de la crisis más gente volvía a verse habitualmente en el agua, y más personas desocupadas encontraban en el surfing un deporte barato en el que ocupar el tiempo, por lo tanto se ha dado el fenómeno de que el sector ha caído por un lado y ha crecido por otro.

Seguramente a medida que sigan mejorando los datos del paro, si es que lo siguen haciendo cosa que a todos nos gustaría, volverá a haber gente que cuando lleguen las pocas horas de luz ya sólo podrá surfear los fines de semana, y cuando llegue el invierno duro ni eso, y luego ya perdiendo el ritmo pasarán a ser surfers que seguirán cogiendo olitas ocasionalmente pero que no te los encontrarás un martes laborable a las diez de la mañana en la playa. Sin embargo, tendrá dinero y aunque ya surfeará mucho menos se comprará un buen neopreno, un capricho de tabla o lo que sea y en sus vacaciones se irá diez días a Maldivas.

Por lo tanto si realmente salimos de la crisis, habrá menos surfers en el agua y los picos estarán más vacíos, pero el sector económico volverá a crecer y acercarse a sus mejores épocas, pues el surf sigue siendo moda y sobre todo, una de las cosas más divertidas que se pueden hacer en la vida.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies en tu navegador o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar