Solicita información

Cerramos Surfbar Ribadesella. Pronto estará de vuelta.

Cerramos Surfbar Ribadesella. Pronto estará de vuelta.

18 febrero, 2021

Fue allá por Julio de 2015 cuando abrimos nuestro bar de copas. No es difícil recordar aquella ilusión con la que se montó, esa que siempre se tiene cuando se emprende un nuevo negocio. Mucho ha cambiado ¨Surfcamp Ribadesella¨ en este tiempo, así que es hora de ir adaptando, mejorando y creciendo.

En este caso es la necesidad la que nos obliga, a veces es la mejor forma de avanzar y crear. La pandemia está siendo eterna, las empresas luchamos por mantenernos y salir de esta, e inevitablemente hay que reducir gastos. Este verano decidimos no abrir el ¨Surfbar¨, pues eran los bares de copas y las fiestas los más señalados con el tema de los contagios, a día de hoy ¨SurfBar Ribadesella¨ lleva cerrado 17 meses, y si hay que seguir pagando la renta no tiene sentido intentar salvar un local que en realidad solamente abríamos tres meses al año y Semana Santa.

Cuesta mucho cerrar etapas en la vida, deshacerse de un local tan significativo para nosotros tiene una parte triste, por eso no lo hicimos hace ya un par de años, pero ahora es mejor centrarse en la lógica que en los sentimientos, y la realidad es que el concepto y el local necesitaban una vuelta. Por lo tanto, cerramos este ¨SurfBar Ribadesella¨, pero lo hacemos preparando un proyecto para un nuevo ¨Surfbar¨, es la mejor forma de no dejar que esta pandemia merme nuestra empresa y la mejor forma de mantener nuestro espíritu que siempre ha sido el de seguir creando.

En un principio nos hubiera encantado inaugurar este verano, pero esta temporada de nuevo no va a ser normal, parecía difícil aguantar un año como el pasado y ahora habrá que aguantar dos, pues ya de mano parece que Semana Santa no tendremos. Será por tanto de cara a la temporada 2022 cuando podamos presentar el nuevo ¨SurfBar Ribadesella¨. La verdad es que el proyecto está avanzado y bastante claro pues ya lo teníamos en mente hace tiempo, pero bueno, vamos a esperar a que todo se normalice un poco.

La lista de agradecimientos es larga, es mucha la gente que ha contribuido a que ese bar fuera el lugar de las fiestas en las noches de verano. Para empezar los cientos de nuestros campers que cada temporada lo llenaban, ese turismo joven riosellano que ocupaba la terraza y todos y cada uno de los riosellanos y turistas que en todos estos años han parado por nuestro local. Ese equipo del SurfBar que a base de noches y noches de trabajo y risas se ha convertido en parte de la familia, ese staff del surfcamp que tantas veces echaba una mano, que tantas fiestas del surfcamp organizaron allí y que tantas veces lo cerraron… La verdad que los agradecimientos serían infinitos, pero desde esta empresa el mayor y más importante no queremos dejarlo pasar.

José Luis y Helenca, los propietarios de ¨Café la Villa¨ y nuestros socios en esta aventura y que lo seguirán siendo en su continuación. Sin esa sociedad nunca hubiéramos podido abrir y nunca hubiéramos sobrevivido a tantos ataques. Son muchos los motivos de agradecimiento y respeto. Y por supuesto ha sido siempre José Luis el responsable de que en la ¨fiesta de las Piraguas¨ el Surfbar, el Café, y la plaza frente a ellos sea el lugar donde se monta la mayor fiesta del pueblo desde hace años. Desde ¨Surfcamp Ribadesella¨ eternamente agradecidos.

Hasta ahora, aún no hemos sido capaces de abrir un negocio en Ribadesella (y van unos cuantos) sin denuncias y personas queriendo cerrarlo, eso jamás nos ha parado ni nos parará ante nadie. Como en todos los demás, desde el primer día ha habido quienes quisieron cerrar éste. Pero la realidad es ha tenido que ser una pandemia quien lo cerrara y que nunca  hemos prestado mucha atención a esa gente, porque las batallas se libran solo si son importantes, no somos de gastar energía con rivales insignificantes, igual que no dedicamos tiempo a sacar los trozos de barro secos que se quedan en la suela de los zapatos…

Nos hubiera encantado cerrarlo de otra manera, con una fiesta de despedida como se merecía, nos hubiera gustado no tener que cerrarlo antes de abrir el nuevo, pero ya no estaba en nuestra mano. Ha tenido que ser así, sin poder despedirse, aunque nadie nos borrará todo lo que ese local ha significado para muchos de nosotros en estos cinco años, tantos recuerdos que ahí se quedan… Lo dicho, al final era un paso lógico y la nostalgia ya no sirve para nada, para cada uno sus recuerdos, y para todos las buenas noches y la buena música que allí de vivió. Eso si, prometemos que el nuevo seguirá siendo un espacio libre de ¨reguetón¨ y ¨despacitos varios¨, por mucho que presionen las nuevas generaciones 😊

Gracias, muchísimas gracias a todos, hasta pronto. Siempre más y mejor.